Dentro de las prescripciones de la Ordenanza reguladora de los Espacios Públicos de Albacete para fomentar y garantizar la Convivencia Ciudadana y el Civismo (BOP Nº 49 de 29-04-2015), el art. 19.1 contempla que “No está permitido realizar todo tipo de grafito y pintada, garabato, firma, escrito, inscripción, mancha o grafismo, con cualquier materia (tinta, pintura o similares) o bien rayando la superficie sobre cualquier elemento del espacio público, así como en el interior o exterior de equipamientos, mobiliario, infraestructuras, instalaciones y demás elementos de un servicio público, incluidos transporte público, mobiliario urbano, árboles, zonas verdes (…)”, quedando excluidos los murales artísticos que autorice el Ayuntamiento. Asimismo, el art. 19.2 establece que “Cuando el grafito o pintura se pretenda realizar en un bien privado que se encuentre instalado de manera visible o permanente en el espacio público, se necesitará además de la conformidad del propietario la autorización expresa del Ayuntamiento (…)”

Por otra parte, el art. 22 contempla que:

  • “1. La colocación de carteles, vallas, rótulos, pancartas, adhesivos, papeles pegados o cualquier otra forma de publicidad, anuncio o propaganda deberá efectuarse únicamente en los lugares o elementos habilitados o autorizados por el Ayuntamiento”.
  • “2. No está permitida la colocación de carteles, vallas, rótulos, pancartas, papeles pegados, hacer publicidad mediante personas que lleven carteles, vehículos en circulación o estacionados o cualquier otra forma de publicidad, anuncio o propaganda en cualquier espacio público o elemento descrito en el artículo 4 de la Ordenanza, incluido el vallado de solares, sin previa autorización municipal que deberá otorgarse de forma expresa (…)”

A pesar de estas prescripciones establecidas en la Ordenanza municipal, y cuya vulneración puede conllevar la apertura de expediente sancionador y correspondiente multa, es frecuente encontrar fachadas de edificios públicos y privados afectadas por pintadas, grafitis, colocación de carteles publicitarios, etc., produciendo en ocasiones un importante grado de ensuciamiento y degradación visual del entorno urbano.

Por este motivo, dentro del contrato de gestión de servicio municipal de limpieza viaria, el Ayuntamiento de Albacete cuenta con un servicio de limpieza de grafitis, pintadas, carteles y similares, que atiende las necesidades de limpieza de las fachadas y mobiliario urbano afectados en toda la ciudad. Este servicio cuenta actualmente con dos equipos de limpieza compuestos cada uno de ellos por un furgón hidrolimpiador y dos operarios, que desarrollan su labor tanto en fachadas de edificios públicos (con carácter prioritario) como de carácter privado. Dado que el objetivo principal de este servicio es mantener y preservar la imagen de la ciudad, el criterio que se viene siguiendo es el de actuar sobre fachadas afectadas cuya línea da directamente a la vía pública, no realizándose limpiezas o tratamientos en partes de inmuebles retranqueados respecto de dicha línea de fachada, ni tampoco sobre elementos distintos de paredes o muros, en particular portadas de garajes y su entorno, escaparates, puertas de cerramiento de locales, etc.