El Ayuntamiento, a través del SIACAM (Sistema de Identificación de animales de compañía de Castilla-La Mancha) obtendrá los datos del animal (tanto para los perros no peligrosos como para los peligrosos) y propietario para su inclusión en el Censo Municipal de Animales. El propietario/a tiene obligación de comunicar al Ayuntamiento la baja del animal en caso de muerte, pérdida o robo.

En el caso particular de los perros potencialmente peligrosos, hay que obtener una licencia municipal, regulada en el artículo 3 de la Ley 50/1999, de Régimen Jurídico de la Tenencia de Animales Potencialmente Peligrosos.